La ciudad del dólar

La radio musical líder, también tiene acento berciano

¿David Ávarez? Seguro que ese nombre te suena de algo. Cada mañana al terminar 'Anda Ya' en los 40 Principales, este ponferradino se pone a los mandos de a radio Musical más escuchada de España: Los 40 Principales.

PonferradaHoy

Esta semana se conocían los datos de audiencia con los que se cierra el año del EGM, Estudio General de Medios. Los nervios y el sobretrabajo se han notado en Gran Vía 32, sede de las emisoras del Grupo Prisa, intento quedar con David el jueves, pero me dice que va a tope de trabajo, ‘mejor el viernes a las dos y cinco’ 

Los 40 Principales lidera con 2,925 millones de oyentes y sube un crecimiento interanual de 119.000 oyentes y un crecimiento de 115.000 respecto a la segunda oleada del año.

Así que el viernes, me dirijo a la Gran Vía y me encuentro con David en el Bar VillaMarín, uno de tantos bares con aspecto setentero que rodean a la centenaria arteria madrileña.

David es un chico afable, y no para de hablar ni un minuto, sabe mucho de radiofórmula a pesar de ser tan joven (31 años) Dispuestos y con dos cañas delante, nos ponemos a hablar.

P. David, Cuéntame un poco sobre ti y tu trayectoria. Tus inicios fueron en Cima ¿No?

R. Si, es donde tengo mis mejores recuerdos, en la casa de Cima, en el taller de radio, que es donde empezó toda esta historia. Los 40 no existirían para mi sin ello. Allí aprendí la mayoría de cosas que todavía utilizo en mi trabajo. Esa radio y ese proyecto abierto que mantiene el Ayuntamiento de Ponferrada, ha sido una gran oportunidad. Yo he ido a la universidad, he hecho mi master, pero ese hobby es lo que me ha traído hasta aquí.

P. ¿Cuál es tu historia a partir de esos inicios?

R. Cuando llegué a Madrid, llegué para hacer un master de periodismo en La Complutense, tenía muy claro que quería seguir por esa rama, sobre todo por el mundo periodístico deportivo. Aquí retomé  ese hobby, comencé ha mandar maquetas, en Madrid hay muchas radios pequeñitas y conseguí encontrar en una que me dejó un hueco, aunque no sabes cuanta gente hay al otro lado, vuelves a tener  la ilusión de hacer radio y esa sensación, me llevó a intentar dedicarme a ello profesionalmente. Comencé a llamar a las puertas de emisoras grandes y conseguí entrar en Hit FM, la cadena pequeñita de Kiss FM. Ahí aprendí un montón, crecí mucho. De ahí ya salté al Grupo Prisa.

P. ¿Y cómo llegas a esta casa?

R. Me llamó Toni Sánchez (Entonces director de Máxima), Estaban buscando un locutor que tuviese habilidades añadidas a hacer buena radio y aportar cosas a un equipo que se estaba transformando en aquel momento, la cosa cuajó y me vine para aquí. Yo tenía entre ceja y ceja los 40, pero lo veía como un niño que le gustaría jugar en el Real Madrid, era muy complicado por que las posibilidades son pocas. Comencé en Máxima, ahí estuve cinco años tremendos. Ahí hice “la mili”  y aprendí como funciona de verdad la radio, la radio que está en el top. Viví los mejores años de Máxima, los mayores datos de audiencia, un momento con la música dance en el mejor momento, además a mi también me gustaba pinchar, entonces era como que todo se alineaba, me formé como Disc-Jockey, yo no tenía esa formación, coqueteaba en Ponferrada en pubs de la zona del Temple y claro, llegas aquí y te relacionas con DJs que llenan salas todos los fines de semana en diferentes puntos del país y estar a su lado, te permite crecer. 

Pasados esos cinco años, surge la posibilidad de saltar a 40, y no lo pienso ni un segundo, es el sueño radiofónico de cualquiera en cuanto a radio musical en España. Hacer fórmula en 40 es diferente a todo lo que había hecho hasta entonces. Es mucha más presión; La emisora líder conlleva responsabilidades muy gordas, cuando llegan días como esta semana con el EGM, lo notas en la radio, en las caras de los compañeros, es tan masiva, hace eventos tan grandes que te permite expandirte de una manera brutal, Ademas te permite conocer a mucha gente, grandes artistas del momento…

P.¿Qué sentiste la primera vez que entraste en el Estudio Paul McCartney?

R. El primer día que entre a hacer radio, sentí el tembleque de las primeras veces que me había puesto ante un micrófono. Es una sensación que piensas que tienes olvidada y superada y me volvió a suceder el primer día que hice 40. Lo recuerdo perfectamente, eran las cuatro de la tarde, me senté, tenía un compañero al lado por si algo fallaba en ese primer día y lo primero que pensé fue -“Ostrás, estoy en el Estudio Paul McCartney”- fue un poco como recordar de donde venía, mis tardes en Radio Cima en Ponferrada y pensaba, he hecho algo que siempre soñé y ahora es real.

P. ¡Y ahora sin apenas vacaciones!

R. Si, he tenido la suerte desde hace tres temporadas de ir con la gira 40, que te permite conocer España de arriba a abajo, además en un concepto muy chulo que es llevar a artistas que están ‘en despegue’, presentarles, animar la fiesta y la verdad es que me lo paso muy bien. Es un poco seguir la historia de formatos míticos como El Gran Musical y entiendo, que a un nivel pequeñito estoy dejando mi firma en la historia de la radio.

P. ¡Dónde te ves en un tiempo?

R. Pues la verdad es que no lo sé, este sector está cambiando y mutando constantemente. Yo me veo haciendo radio, pero no sé como será la radio dentro de unos años. No sé en que formato, ni donde, pero espero seguir en este mundo. Si que me gustaría hacer más cosas que tengan que ver con el Bierzo y con Ponferrada y también pasar un poco más de tiempo allí, pero en este negocio es muy complicado, El trabajo está  en las ciudades grandes, pero siempre que puedo intento devolverle algo a mi tierra, a Radio Cima, algún verano he podido impartir algún curso y taller sobre radio y siento que devuelvo lo que ellos me dieron a mi.

Salimos del bar, hablando de radio, de gurús, de la DAB (Digital Audio Broadcasting) y los cambios que va a llevar al espectro radiofónico. De Internet, deTik-Tok, de Spotify y no sé cuantas cosas más, Nos despedimos y David entra el edificio Fénix de Gran Vía 32 de Madrid.

 

Publicidad
PonferradaHoy

Deja un comentario